martes, 29 de abril de 2014

Lindes

Este cabo de hornos no existe como no existen cinco estaciones; los hombres de cromañón desaparecieron de la faz de la tierra hace miles de años y, debo aceptarlo, Innisfree sólo es un poema.

¿Qué es exactamente la realidad? ¿Cómo dar testimonio de ella? ¿En qué consiste la verdad?

Los jabalís dejan sus huellas en las lindes de los campos de cereal.  Las tiernas y recientes hojas de los arbolillos de la acera se agitan castigadas por el viento nocturno.  Mi edad.

9 comentarios: