jueves, 22 de mayo de 2014

Párpados

A estas horas puedo imaginar el silencio de las iglesias y mezquitas desiertas, puedo imaginar el silencio de los caminos del campo y también el de los deliciosos cuerpos que duermen: úteros, testículos, labios, párpados, pulmones, cerebros.

Nunca me rendiré. Ignoro los detalles precisos pero nunca me rendiré.

5 comentarios: