sábado, 20 de julio de 2013

Ibuprofeno

Sobrevivo como puedo a este limbo de calor insoportable y desorden logístico que llaman verano o, lo que viene a ser lo mismo, el infierno.

Cuando pensaba que nada podía ser peor, esta mañana, al agacharme para abrir la agencia, he sufrido un súbito ataque de lumbago. Ni siquiera me ha sorprendido.

Me gustaría tanto ser optimista.  En serio, no deseo otra cosa, lo juro mientras el ibuprofeno comienza a dejar de hacer efecto. Yo siempre creí en la felicidad.

12 comentarios: