sábado, 1 de marzo de 2014

Blade Runner

Los autobuses urbanos de Zaragoza pasan junto a la acera de la Avenida de Madrid a una velocidad de vértigo: un paso en falso y eres hombre muerto. Todos los bares, fruterías y peluquerías están regentadas por personas de origen chino. La lluvia que no ha cesado en todo el día hace todavía más triste la escasa luz de las farolas. Un joven pasa a nuestro lado con la música de su teléfono móvil a todo volumen. Pienso en las primeras secuencias de Blade Runner.

6 comentarios: