domingo, 9 de marzo de 2014

Una carta de 1800 años

Hace mil ochocientos años un legionario romano de origen egipcio escribió una carta a su familia. La redactó rodeado de los fríos y salvajes bosques de lo que hoy es Hungría, tan distintos a su cálido paisaje natal. En la carta mostraba su nostalgia y desesperación por saber de su madre, su hermana y su hermano. «Rezo noche y día para que usted tenga buena salud y siempre hago una reverencia ante los dioses en su nombre para su bienestar», escribió. Sabemos que la carta llegó a Egipto porque fue encontrada hace más de un siglo a las afueras del templo de la antigua ciudad de Tebtunis.

Cuando dudes de la pertinencia de la escritura cotidiana, el testimonio, estos diarios; cuando pienses que escribir sin ambición editorial es absurdo y no tiene sentido, recuerda la carta de de Aurelio Polion, soldado de la legión II Adiutrix destinado en Panonia Inferior: los sencillos renglones de su escrito le resucitan ante nosotros como el hombre de carne y hueso que fue.  Ese es el inmenso poder de las palabras.

8 comentarios: