sábado, 2 de agosto de 2014

Todo comienza

El uno de agosto de dos mil catorce amaneció con veraniegos truenos apocalípticos y chaparrones intermitentes. Me levanté de la cama y atravesando la luz gris abrí la ventana y me asomé, feliz, a la calle mojada.

10 comentarios:

jan joost dijo...

Esa 'calle mojada' me hizo pensar a Victor Jara.
Un abrazo

molinos dijo...

Está siendo un verano fabuloso para nosotros, para los que no soportamos el calor...Ahora mismo te escribo desde el porche con zapatillas y pantalón largo...un placer.

Portorosa dijo...

Aquí no es noticia, pero hoy (que nos marchábamos de allí) ha llovido bastante.

Un abrazo.

Jesús Miramón dijo...

Hola, Jan, ah, sí, la calle mojada:

Te recuerdo, Amanda,
la calle mojada,
corriendo a la fábrica
donde trabajaba
Manuel...


Un abrazo.

Jesús Miramón dijo...

He visto las fotografías de vuestro paraíso, Porto. Vicedo es ya un icono en mi diminuta blogosfera, a la altura del Chanti.

Un abrazo.

Jesús Miramón dijo...

Un verano fantástico comparado con los anteriores, desde luego. Y estos días que han bajado las temperaturas y cada día anochece un poco antes anuncian ya tímidamente la llegada de mi estación favorita. Un beso, Moli.








---
(Uf, ya sé que doy manía con mis correcciones pero no puedo evitarlo... )

Paco dijo...

No te ilusiones, Jesús. "La caló" acecha en la esquina que menos esperas.

Un caluroso abrazo.

Jesús Miramón dijo...

Bueno, estamos a 6 de agosto. The autumn is coming...

Elisa dijo...

¡¡No sabes las veces que he pensado que éste iba a ser un estupendo verano para ti!! He tratado de buscarte en la ventana pero te has desaparecido. Ya lo siento, ya...
Pero he acudido al cabo, y ya veo que estás, y estás bien. Me alegra.
Que siga tu verano y que el otoño le añada placidez al tiempo.
(A mí me está sentando fatal, que conste!)

Jesús Miramón dijo...

Hola, Elisa, me alegra mucho verte por aquí! Sí, me di de baja en Facebook, nunca me sentí a gusto allí, no me gustaba, pero siempre podemos encontrarnos aquí.

Es verdad que este verano está siendo un poco menos duro que otros, aquí no hemos alcanzado todavía -toco madera- los 38 y 40 grados de otros años pero, ojo, sí los 34 y 35, lo que no está nada mal. Hoy por ejemplo hace muchísimo calor pero vaya, no me quejo.

Un beso.