sábado, 11 de enero de 2014

El precio de la libertad

Me siento culpable por no haber acudido esta noche al ensayo del coro. No lo suficientemente culpable como para rasgarme las vestiduras y azotarme la espalda con el cinturón, pero sí un poco culpable. Es el precio de la libertad.

5 comentarios: