viernes, 17 de enero de 2014

Lo poderoso y trascendente

Apenas se ha extinguido el eco de la música navideña los coros comienzan a ensayar piezas de música sacra para los conciertos de Semana Santa. No deja de ser paradójico que a mí, ateo sin pretensiones, sea la que más me gusta y la que más disfruto cantando. No creo en dios pero sí en los maravillosos frutos del cerebro humano al imaginarlo: toda esa desesperada búsqueda de respuestas, el estremecimiento ante lo poderoso y trascendente, la piedad, el consuelo, la esperanza. Y después de ensayar vamos al Chanti a tomar unas cervezas.

6 comentarios: